Noticias | SE CELEBRÓ LA SOLEMNE APERTURA DE NUESTRO AÑO JUBILAR
-SE CELEBRÓ LA SOLEMNE APERTURA DE NUESTRO AÑO JUBILAR -

En la mañana del pasado 8 de enero celebramos en nuestra sede canónica la ceremonia de apertura del año Jubilar. A las diez y media de la mañana la procesión formada por la Junta de Gobierno, representantes de la Hermandades de la Feligresía, resto de autoridades que cerraba el cuerpo de acólitos, ministros del altar y presidiendo nuestro director espiritual el Rvdo. Mons. D. Antonio Fernández Estévez,  empezó a discurrir por la nave de la Parroquia donde se encuentra la capilla de Nuestra Señora del Amparo para enfilar después la puerta que da a la calle San Pablo. Una vez en el exterior del templo la procesión se encaminó a la puerta de Santo Domingo de Guzmán donde el sacerdote se dirigió al pueblo e hizo la Invocación Trinitaria. Después el Secretario de la Hermandad procedió a dar lectura del Decreto de la Penitenciaría Apostólica. Al terminar este ritual se procedió por parte del Sacerdote que presidía la apertura de la puerta del Año Jubilar. Ya dentro del Templo el sacerdote rezó ante  nuestras Imágenes Titulares tras lo que comenzó la celebración de la eucaristía.

D. Antonio Fernández Estévez destacó en su homilía la importancia de la gracia concedida a la Hermandad e invitó a los presentes a participar en todos los cultos para así ganar la indulgencia plenaria.

PARA GANAR LA INDULGENCIA PLENARIA: Se requiere recibir el Sacramento de la Penitencia y la Comunión eucarística, orar por las intenciones del Sumo Pontífice, y visitar devotamente la imagen del Santísimo Cristo del Calvario participando en alguna celebración sagrada comunitaria; o bien: ante la misma imagen del Cristo del Calvario, durante un cierto espacio de tiempo practicar consideraciones piadosas, que han de concluirse con el rezo del Padre Nuestro, del Credo y de oraciones de Cristo Crucificado y de la Virgen María Dolorosa.

Además, todos los fieles, incluso muchas veces al día, podrán ganar Indulgencia  parcial, si al menos con corazón contrito, se ocuparen piadosamente en las obras de misericordia, de penitencia o evangelización propuestas por el Arzobispo de Sevilla, es decir, la visita a un enfermo por amor a Dios, la limosna a los pobres, las mortificaciones corporales, la oración al Señor por las vocaciones o por las misiones y los misioneros.

El Sr. Arzobispo indica: La visita a un enfermo por amor a Dios, la limosna a los pobres, las mortificaciones corporales, la oración al Señor por las vocaciones o por las misiones y misioneros.

escudo-calvario

Compartir la noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Relacionados

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que acepta su uso. Más información