Al finalizar el Quinario al Santísimo Cristo del Calvario, la Hermandad se reúne de nuevo junto al Altar para celebrar el culto más importante del año, en el que poniendo como testigo al mismo Dios, renueva de forma corporativa los votos y juramentos que componen el acervo devocional de la corporación, a la vez que hace pública y solemne Protestación de Fe.

En esta celebración dedicada al Stmo. Cristo del Calvario y Ntra. Sra. de la Presentación, titulares de la Hermandad, la propia corporación consciente de la importancia de la fiesta, junto con la solemnidad acostumbrada de la liturgia eucarística, cuida todos los detalles de la misma hasta el extremo; la música, el exorno, los propios hermanos con su actitud y su presencia masiva en el culto hacen de este día uno de los más hermosos de la vida de la Hermandad durante el año.